¿Se alimentan los autores de medios sociales de los medios tradicionales?

Rotundamente sí. Es una argumentación frecuente de los gestores de medios tradicionales (sobre todo prensa y televisión) el hecho de que bloggers, tuiteros y otros usuarios de los medios populares viven o alimentan sus espacios gracias a lo que los medios tradicionales producen, sugiriendo parasitismo o inanidad de lo que la gente produce sin ser, sobre todo, periodista. El empeño e insistencia en esta afirmación procede, en mi opinión, de los intentos por defender sus organizaciones empresariales desacreditando a la realidad. Porque se trata de un movimiento de varias idas y venidas.

Por ejemplo: todas las mañanas las radios viven de hablar y emplear como fuente lo que dicen los periódicos. Cada noche, los programas informativos de las televisiones no dudan en anticipar las portadas de los diarios de papel (a los medios online les suelen ignorar). Pero los periódicos también viven de contar las cosas que encuentran en medios sociales, como hashtags triunfantes, trending topics y otras lindezas sociales por no hablar del uso, reconocido o no, de bloggers sofisticados como fuente o inspiración.

También las televisiones buscan perlas para entretener en YouTube. Y se dice que los coolhunters rastrean, por ejemplo, entre bloggers de moda y de estilos de vida en busca de tendencias y usos ingeniosos de la vida cotidiana para sugerir a terceros lo que crece y es bonito o aspira a serlo.

La cuestión es que todo es un sistema que se retroalimenta a sí mismo transformando y cocreando en ciclos sucesivos. Quizá siempre fue sí, pero la plasticidad de la conversión de lo físico en digital, mucho más a través de redes que interconectan bits, hace el mecanismo ubicuo y veloz. Esto seguramente es una polémica vieja y gastada, pero hace poco alguien me lo trajo a colación en una conversación.

Esta entrada fue publicada en Contenidos y clasificada en , , , , . Ir al permalink.Tanto los comentarios como los trackbacks están cerrados.

3 Comentarios

  1. Gonzalo Martín
    Publicado 11 noviembre, 2012 en 0:12 | Permalink

    En cierta forma, es renunciar a entender que la creación es transformación y que la discusión social es deliberación: por eso todo el mundo toma los recursos del otro.

  2. Publicado 11 noviembre, 2012 en 6:55 | Permalink

    ¿Te comentas a ti mismo? 😉

    Pues cuando los representantes de los mediosaurios se quejan de que alimentan gratis a los nuevos medios yo podría recordar las “inspiraciones” que encuentran esos mismos mediosaurios en Internet. Periodistas que te fusilan análisis del blog, por ejemplo.

    • Gonzalo Martín
      Publicado 11 noviembre, 2012 en 8:38 | Permalink

      Lo hago muchas veces :): aparecen pensamientos posteriores, sirve para anotarlos (el blog es memoria y es para saber lo que piensas), etc. Para todo aquello para lo que sirve un blog. De hecho, en el texto lo menciono, el que los redactores de medios convencionales encuentran inspiraciones en muchos sitios. Es algo que he padecido varias veces: desde periodistas que te llaman para recabar fuentes y conocer datos y que jamás te citan (ni a ti ni a quienes les introduces) o encontrar sospechosos paralelismos entre artículos tuyos y los de firmas opinativas.

      Qué bueno verte por aquí.