“¿Por qué invertir en hacer crecer la audiencia en Facebook si hay que pagarla?”, dice Marc Cuban

El “escándalo” Marc Cuban es tremendamente divertido e incisivo:

Why would we invest in extending our Facebook audience size if we have to pay to reach them? That’s crazy.

Algunos podríamos decir “te lo dije”. Pero no tengo el gusto de conocer al señor con nombre de residente en el Caribe. Lo cierto es que el mail del escándalo en cuestión narra perfectamente por qué Facebook es una herramienta que empobrece la relación de creador (una marca, una persona) y público.

Al final, el gurú no repara en el mal de fondo: la dependencia sobre herramientas que no controlas. Si hay mucho público allá, es mejor pensar que lo tengo que utilizar como un lago para pescar y llevar peces a mi casa que como mi río particular. Sobre todo pensando en el largo plazo.

Cuban dice que MySpace puede volver a molar… pero es el mismo perro con distinto collar.

Esta entrada fue publicada en Identidad Digital y Personalización y clasificada en , . Ir al permalink.Tanto los comentarios como los trackbacks están cerrados.

3 Comentarios

  1. Publicado 17 Noviembre, 2012 en 14:44 | Permalink

    Me pregunto, ¿empobrece o simplemente no es rentable?. ¿Llega realmente a perjudicar la relación con la otra parte (sea a nivel personal o de marca)?.

    Desde luego su visión es de una lógica tan aplastante que el hecho de que pase desapercibido para la gran mayoría refleja la falta de criterio, confusión y perversión que rodea a todo este mundo: trabajar para ganar una audiencia a la que no sabes si llegaras (que frustrante). Un primer filtro meritocrático (el usuario selecciona en base al valor que le aportan) para luego volver a la generación de escasez artificial (soy FB y asumo que los usuarios no saben filtrar la información que quieren) y al juego del más poderoso (el que más pague).

    Lo que flipa es como cambian las condiciones del juego sobre la marcha, como ciertas decisiones pueden echar por tierra las estrategias y el camino recorrido. Si, al final el mal de fondo: la dependencia sobre herramientas que no controlas.

    • Gonzalo Martín
      Publicado 17 Noviembre, 2012 en 19:03 | Permalink

      Pero aquí lo interesante es que tampoco controlas a Google. No hablemos de su filtrado. Y para los sites comerciales el posicionamiento orgánico es básico para maxixmizar el visualizado de páginas que genera la venta de publicidad… aunque no genere con la misma facilidad la lealtad del lector. Así que te pasas la vida jugando con el algoritmo de Google y lo que dicen que hace para “estar bien”. Por tanto, como dices, la diferencia final reside en que si dejas todo en Facebook ni siquiera tienes un espacio propio ante los cambios de algoritmo o de términos de servicio. Pero, en cambio, si eres lo suficientemente hábil como para utilizarlo de la misma forma que Google sin comprometer tu página, consigues clics y…. conversiones, la gente que se queda en tu espacio a hacer cosas y que no te hubiera conocido de otra forma.

      En definitiva, es tener claro a lo que juegas y entender las reglas de juego de cada espacio: si se miran como hubs de paso, no lo llevarás mal, si pones tu casa en el hub a largo plazo estás perdido. Así que los que se juegan mucho dinero en esto (Cuban o cualquiera del comercio electrónico) ponen todo el cuidado en que no les fagociten. La mención que hace el tío a myspace me da un poco la risa, pero tendré que ir y mirarlo. Como quien pasea por un parque, claro.

  2. Publicado 17 Noviembre, 2012 en 22:24 | Permalink

    Supongo que si, que lo más pragmático es sacar partido a cada cosa. Aunque lo digo con la boca pequeña, porque hay muchas diferencias respecto a Google, jugar con sus reglas ayuda a mejorar la arquitectura de información del web y diferencian la búsqueda orgánica de los enlaces patrocinados, entre otras muchas cosas. FB emana por sus pixeles tanta manipulación y oscurantismo que jugar con sus reglas escuece. Además de que me cuesta creer (valga decir que no tengo mucha idea de estos temas) que esos esfuerzos dedicados no tengan mejor recompensa en otros entornos más constructivos y respetuosos con sus usuarios.