Si se iniciara hoy la Wikipedia ¿triunfaría?

Wikipedia es, probablemente, el producto de la era del primer internet de más impacto cultural y una referencia cotidiana de consulta – también de polémica – para millones de personas. Es, igualmente, el ejemplo más socorrido de multitud de comentarios y opiniones sobre múltiples aspectos revolucionarios de las tecnologías de red: el valor de la cooperación masiva, el poder de las contribuciones sin expectativa económica para el desarrollo de productos, el trazado de un producto apoyado en reglas generales que se autoregula con jerarquías blandas… Es también un monumento al software libre, al estar basado en tecnologías no sujetas a derechos restrictivos y modificables por cualquiera.

Sin embargo, puede que las entrevistas a Jimmy Wales no sean ya otra cosa que un relato para los museos. De algo que se habla en pasado. Wikipedia es un producto en declive y lo que pretendo argumentar aquí es no tanto su declive (que está descrito ya en fuentes muy autorizadas y diversos debates de las comunidades del software libre y hace nada por la revista Time), sino el hecho de que en el internet de hoy sería un producto de éxito muy limitado en el mejor de los casos y que si partiera de nuevo y desde cero, no sería posible que alcanzara la relevancia que tiene hoy.

En segundo lugar, que la esclerotización de los fundamentos en los que se basa Wikipedia se encuentra encuadrada – como el fin de la era del blogging – dentro de un proceso de evolución de las tecnologías de aprendizaje y comunicación en el que los valores y funcionalidades de software que sustentan la cooperación y la gestión del conocimiento se encuentren muy limitadas en su potencial porque no exigen procesos complejos de pensamiento a las personas: la elección del flujo de tiempo como regla de gestión primaria de la información sustituye lo urgente por lo importante y entierra la elaboración y consulta de información estructurada generalmente más vital para los procesos críticos de negocio. Sin negar que lo primero es también necesario, la construcción de ideas y conceptos ha quedado descompensada en el estado del arte de lo que tecnología que llamamos social (de aprendizaje, comunicación y empoderamiento).

wikipedia-no-se-muere-jimmy-wales

Por qué Wikipedia está en declive

Haciendo buena gala de su espíritu, la propia Wikpedia recoge en el artículo dedicado a ella misma en su edición inglesa los síntomas de decadencia. Son bastante rotundos:

In November 2009, a researcher at the Rey Juan Carlos University in Madrid (Spain) found that the English Wikipedia had lost 49,000 editors during the first three months of 2009; in comparison, the project lost only 4,900 editors during the same period in 2008.[40][41] The Wall Street Journal cited the array of rules applied to editing and disputes related to such content among the reasons for this trend.[42] Wales disputed these claims in 2009, denying the decline and questioning the methodology of the study.[43] Two years later, Wales acknowledged the presence of a slight decline, noting a decrease from “a little more than 36,000 writers” in June 2010 to 35,800 in June 2011.[44] In the same interview, Wales also claimed the number of editors was “stable and sustainable”, a claim which was questioned by MIT’s Technology Review in a 2013 article titled “The Decline of Wikipedia.”[45] In July 2012, the Atlantic reported that the number of administrators is also in decline.[46] In the November 25, 2013, issue of New York magazine, Katherine Ward stated “Wikipedia, the sixth-most-used website, is facing an internal crisis. In 2013, MIT’s Technology Review revealed that since 2007, the site has lost a third of the volunteer editors who update and correct the online encyclopedia’s millions of pages and those still there have focused increasingly on minutiae.”[47]

La lectura de los enlaces que contiene la cita basta para entender los problemas estructurales:

  • El software de wikipedia tiene una curva de aprendizaje altísima, lo que hace que para los nuevos autores acostumbrados a los editores wysiwyg y a la facilidad para la participación de las herramientas sociales actuales, sea una barrera seguramente definitiva.
  • No sólo el software se encuentra anticuado y la comunidad clásica se resiste a actualizarlo (cuando la evolución del software de trabajo en grupo ha evolucionado de forma pavorosa y tomen únicamente el ejemplo de Slack, aunque muchos puede que me digan que no tiene nada que ver), sino que los bibliotecarios tienden a bloquear, discutir y negar multitud de entradas en una lucha contra la publicidad y la falsedad que está mal resuelta. Las quejas, por ejemplo, sobre la gestión de la wikipedia en español han sido recurrentes (puedo hablarles de parte de mi experiencia personal, pero los debates alrededor de ello han existido en la red desde hace tiempo) y problemas similares parecen darse en otros idiomas.
  • Las normas de edición son muy exigentes intelectualmente: Wikipedia se diseñó para construir conocimiento confiable, por lo que se ha dotado de estructuras orientadas a que cada afirmación esté soportada por una fuente, a generar un debate en busca de la neutralidad y la representación de los hechos. Se han creado plantillas para estructurar el conocimiento de categorías específicas (por ejemplo, la información sobre estados), sistemas de desambiguación de artículos, la facilidad de señalar qué nuevo contenido hay que crear y un sistema de gobierno para mantener estándares de edición uniformes en torno a una meta. Lo importante es que estas reglas son la parte importante más la wikipedia, mucho más que el software que lo soporta y que, como se ha señalado, es una barrera de entrada insuperable para la mayoría. Son buenas para estructurar conocimiento pero son exigentes: no permiten un esfuerzo simple como, por contraposición, sería la redacción en Twitter o Facebook, donde la brevedad, la dificultad de incorporar enlaces o la corroboración sin reflexión (“me gustas” y corazones de todo tipo) forman parte de la experiencia.

El resultado es que si el software es complejo, si las reglas de edición no son para todos y si la canalización de los fenómenos de participación en red más masivo son más fáciles hasta para las personas más proclives a un escenario intelectualmente complejo, no es sencillo ni es atractivo atraer autores ni bibliotecarios, mucho menos de calidad verdadera.  Eso sin contar que muchas entradas básicas están ya a la altura de expertos y es difícil de mejorar.

En el estado de pensamiento en el mainstream acerca de internet y lo que enfáticamente llamamos la red ha desaparecido con ello cualquier atisbo de prestigio u orgullo en ser constructor de una enciclopedia que, osadamente y sin recato, pretender ser una fuente más o menos única del conocimiento (otro elemento discutible desde un plano intelectual, pero es otro debate). Y con ello una mirada amable y valorada a tecnologías para esfuerzos profundos: leer más de tres párrafos, dedicar una hora a redactar un miniensayo o mantener actualizada una página en la que se haga el repositorio de, por ejemplo, lo que una organización sabe acerca de los costes de sus compras de publicidad es percibido como demasiado tiempo y esfuerzo y con poco premio emocional.

Por qué Wikipedia no podría triunfar en el presente

El núcleo de la cuestión reside precisamente en este último punto: el hecho de que los nuevos usuarios de internet no se han entrenado ni se han educado en arquitecturas de información que conduzcan a una mejor construcción de conocimiento sumado al hecho de que la participación en internet hoy es, a nivel de notoriedad y de importancia social, una réplica de charlas de bar dónde las contribuciones elaboradas se han trasladado a espacios de uso y administración sencillos (Medium, Pulse).  Espacios en los que, además, es muchísimo más fácil ser visto. Por tanto, es altamente improbable que alguien que quisiera emprender la descomunal tarea de organizar el conocimiento desde cero en forma de enciclopedia pueda triunfar y alcanzar el impacto de la Wikipedia actual que, paradójicamente, está más asentada que nunca como fuente. Por no hablar del coste de construir la audiencia y el valor del efecto red que en las comunicaciones y discusiones personales tiene el hecho de que el grueso del público que se precisa resuelva todo en un único punto y hay que pedirle que cambie de bar al menos por unas horas.

No se trata de que toda la Humanidad se ponga a construir wikis. Que el grueso de la población se comporte como científicos y académicos es algo que puede ser deseable, pero sería completamente absurdo y no es la tesis. Todo internet hasta que se convirtió en algo verdaderamente popular y de uso masivo es un producto heredado de científicos, académicos y programadores de software libre que, ante todo, le concedían un alto valor a la comunicación y la construcción de conocimiento abierto inspirado en la forma en que los académicos justificaban sus investigaciones. Sin embargo, una Wikipedia que en vez de fuente de consumo de información se hubiera prestigiado además como fuente práctica sobre cómo construir buenos espacios de cooperación que se deseen imitar (en otras palabras: software y organización actualizados), podría haber generado (esto es pura especulación) la capacidad de generar tendencia en el desarrollo de herramientas de software que incluyeran formas de ordenar la información que, siendo familiares de partida a los usuarios más avanzados, permitieran poner en valor los elementos más sofisticados de cooperación en formatos digitales.

La decadencia de las organizaciones (Wikipedia lo es), el estancamiento en la innovación, son también rasgos comunes a la acción humana (volvamos al clásico: por qué Kodak se fue de nuestras vidas), por lo que preguntarse si la Fundación Wikipedia y su entramado hubieran elegido la carrera de la innovación constante, su propia canibalización y la construcción de herramientas y códigos para continuar el tipo de construcción de contenido inteligente que genera Wikipedia no es demasiado relevante. Todo tiende a degenerar. Pero si hubiera habido una evolución mínima de software y estructura organizativa es probable que hubiera ejercido influencia en otros entornos de desarrollo que facilitaría el empuje de determinadas herramientas y prácticas de trabajo que han desaparecido de toda consideración en la construcción de las herramientas actuales.

Por ejemplo, Quora – que sigue vivo – o StackOverflow impulsan formatos de deliberación sofisticados, pero tienen la limitación de que crean flujos de preguntas y respuestas que buscan un punto de vista de “solución única” por parte de un autor para una pregunta individual y donde la síntesis debe ser decidida por el lector en lectura personal. Generan deliberación, pero no permiten crear un contexto final. En cierta forma, la página de discusión de una wiki (y de wikipedia) efectúa esto mismo: crea un flujo temporal de preguntas, respuestas y alternativas. Cuando de la deliberación saltamos a conclusiones “definitivas” (la esencia del sistema es que la actualización de la conclusiones es permanente tras un esquema de deliberación abierto), lo que vendría a ser una página de wikipedia, estamos dando un salto definitivo en términos de organización de la información. El conocimiento queda “organizado” de la forma como la comunidad que lo genera lo necesita. Una pérdida para los entornos corporativos, nuestra materia en Transformación Digital.

Qué podemos aprender de la decadencia de Wikipedia

Quora o StackOverflow y StackExchange tienen éxitos relativos: se mueven con un importante número de usuarios dentro de nichos de conocimiento con usuarios con alto interés y capacidad en elaborar contenido de forma colaborativa. La esencia es que están lejos del mainstream. Una wikipedia nacida hoy probablemente sólo podría encuadrarse en esos tamaños de éxito. Por otro lado, su decadencia también nos sirve a la hora de plantearnos qué hacer y qué no hacer a la hora de gestionar comunidades digitales tanto internas (nuestros colaboradores en la organización) como con terceros (clientes, proveedores…):

  • El software debe incentivar el output que debemos conseguir
  • Las reglas de gobierno no pueden crear una casta que se convierta en freno a la contribución (un mal que no es único de Wikipedia y que asola a muchas comunidades virtuales). Aún así, se necesitan líderes de participación.
  • Los usuarios no pueden decaer ni aburrirse. Es decir, no pueden perder los incentivos a participar.

Como hemos dicho, creemos imposible que un proyecto de las características de Wikipedia pudiera triunfar hoy si naciera desde cero. Por qué no sería así es un buen principio de reflexión para analizar cómo debemos empujar un aspecto de cambio en nuestras organizaciones como es el fomento de la cooperación interna y el trabajo en red.

 

La imagen es autoría de Niccolo Caranti editada con licencia CC BY 2.0
Esta entrada fue publicada en Casos y experiencias y clasificada en , , , , . Ir al permalink.Tanto los comentarios como los trackbacks están cerrados.