“¿Por qué Facebook es lo peor que le ha pasado nunca a los medios sociales?”

Megan Murray, la autora, lo califica ella misma de “perorata”:

Because the mission is misleading and it’s teaching those with no big picture view (the kind who live and die based on so called best practices instead of personal depth or development) the “successful” way to build a network. When we consider all that’s good and promising about social media, transparency (for all), serendipity, connection and the ability to mobilize quickly when we need to, each of these elements are not shared between the user population and Facebook

(…)

Facebook’s assertions are rarely backed up with actions that match and that’s the why FB is the worst thing ever to happen to social media. They are inauthentic, and lack integrity. They still don’t understand their civic responsibilities.

(…)

What FB is missing is engagement. Engagement is the human element that keeps things from going off the money-grubbing rails. Engagement meaning, a real relationship with the users of the network. A mutual exchange of benefits, ideas, and involvement. That is what true transparency looks like. That is how you create meaningful opportunities for serendipity, and that is how we are able to act as a connected community. What we are now is batteries in the Matrix. Ducks being turned into foie gras conversion opportunities

(…)

I’ve considered leaving a million times. Of late, I’ve been thinking of returning to my blogs and inviting my friends to grab a feed if they are interested in one of them. I know with that route that I’m back to losing hunks of friends. FB has made me a bitter, willing captive. The one thing that is true on this planet is change, especially in the fickle and ADD world of tech. Empires diminish and fall quickly. I honestly don’t expect all of us to be here 2-3 years down the line. I’m really looking forward to the next step in the evolution of social networking, and the time when we mature meaningfully around the offerings and use of social media

Pero no lo ha dejado. Pone como excusa la familia, la distancia… seguramente hablamos de la realidad de mercado. A mí me pasa lo mismo: mi cuenta sigue abierta porque se supone que tengo que ver lo que hay dentro. Y este post está allí enlazado.

(vía)

Esta entrada fue publicada en Casos y experiencias y clasificada en , . Ir al permalink.Tanto los comentarios como los trackbacks están cerrados.

11 Comentarios

  1. Publicado 11 noviembre, 2012 en 1:20 | Permalink

    en los juicios sobre facebook echo muchas veces ponerse en la piel de los que están más abajo en el gap tecnológico, para los que es una plataforma accesible y entendible, simple, sencilla, que responde a una necesidad mínima, que permite sentirse igualados al gran mundo…. ¿Que es el mal? Supongo que como lo era Windows, pero, ante la duda de dónde estaríamos si Windows no hubiera sido como fue, yo no creo que necesariamente fuera un mundo mejor, o, por especificar, un mundo que hubiera ayudado mejor a superar ese gap.

    suerte en el nuevo blog!

    • Gonzalo Martín
      Publicado 11 noviembre, 2012 en 8:19 | Permalink

      De hecho, la cuestión es que si Facebook es un mal, lo cierto es que para muchas cosas y muchas personas que vivimos de estas cosas no estaríamos aquí si no es por ellas. Para mi es una de esas realidades conflictivas: ha empobrecido las relaciones en la red enormemente, pero ha introducido millones de personas en ella. Y fomentado la inversión de compañías, lo que se ha extendido a más servicios y estrategias.

      • Publicado 13 noviembre, 2012 en 13:54 | Permalink

        “…pero ha introducido millones de personas en ella.”
        Yo no veo ninguna discontinuidad, ningún salto, en septiembre de 2006, cuando Facebook se abrió al público: History and Growth of the Internet from 1995 till Today.

        La invención de presentes distópicos-utópicos está al alcance de cualquiera, porque son indemostrables (habría que viajar al pasado y matar a Zuckerberg).
        Yo me atrevo con uno: sin Facebook, habría los mismos millones de personas en la red. Y haciendo las mismas cosas, pero mejor. Y me quedo tan ancho 😉

        • Gonzalo Martín
          Publicado 13 noviembre, 2012 en 15:41 | Permalink

          Seguramente, sí. Como dices, es indemostrable. Para mi la cuestión es que Facebook/Twitter destruyó la era de los blogs junto con su ética. No es que no haya blogs, para nada, yo creo que la riqueza del blog es inmensa. Pero el blog es un producto complejo, de gestionar y de producir. Al final, la identidad digital que permanece hoy creció en espacios y atrajo a las masas a eso que dimos en llamar 2.0 y los valores más importantes se perdieron: ahora todo es un mecanismo publicitario, pero ha generado una demanda de servicios que no me habrían llevado a trabajar en estas cosas. Si tenemos en cuenta que es un sector que crea empleo (en general, los tecnológicos) en plena crisis, sin Facebook serguramente yo no estaría aquí y no estaría lamentándome.

          • Publicado 14 noviembre, 2012 en 11:23 | Permalink

            Perdona, pero yo junto “Facebook/Twitter destruyó la era de los blogs junto con su ética”, con “el blog es un producto complejo, de gestionar y de producir” y “pero ha generado una demanda de servicios que no me habrían llevado a trabajar en estas cosas.” y lo que me sale es:
            “sin Facebook/Twitter destruyendo la era de los blogs, estaríamos con un producto ético y complejo, los blogs, lo que generaría una demanda de servicios como la actual o mayor, pero con otra ética”.

            Es seguir a inventar presentes, pero no veo como un producto más complejo puede generar menos demanda de servicios.

          • Publicado 14 noviembre, 2012 en 12:43 | Permalink

            Ella no lo deja y tú tampoco. Yo conozco a quienes se pueden aplicar con FB el chiste del fumador («dejarlo es facilísimo, lo he dejado decenas de veces»).

            Para mí hay otra cuestión. Decimos que Facebook/Twitter mató a la ética y la cultura blogger (llamémoslo así). ¿Es cierto? Quiero decir: estamos partiendo de la base de que la cultura blogger habría impregnado los mismos espacios, satisfecho a las mismas personas en el mismo modo.

            En realidad, es Twitter el que mata a la cultura blogger. Facebook es el heredero del Messenger… con funciones web. Con muchas funciones web, porque lo cierto es que Facebook es una herramienta infinitamente más compleja que cualquier blog. El problema es que la complejidad está en otra parte, donde el usuario no ha de lidiar con ella. Por eso genera mucho mercado: es una herramienta compleja y como el usuario no percibe la complejidad, la adopta (es fácil de usar). Y los usuarios lo adoptaron masivamente.

            Entonces, ¿cuál es el problema? (Mi abogacía del diablo terminó en el párrafo anterior.) El problema es que Facebook simplifica la realidad. El caso más fácil de entender es en tu «estado»: soltero, casado, soy novio/a de $usuario. Se perdieron los matices… «estoy tonteando, tengo un rollo, no diría que es una relación, vivimos juntos pero a nuestro aire, estamos guay pero no hables de novios y/o no hables de bodorrio». ¿Por qué? Porque la primera definición encaja en una base de datos: soltero 0, casado 1, novio de 2. Lo otro, los matices, ¿cómo lo encasillamos en una base de datos? No sabríamos, es imposible porque somos más complejos de lo que podemos programar (aún). Así que nos deshacemos de los detalles. Eso ha tenido lugar con muchos otros aspectos.

            Obviamente, lo peor de Facebook es su consecuencia a futuro: muchos usuarios que creen que tener una web es tener permitir que Facebook tenga un perfil sobre ti (no es «mi perfil» en facebook es «el perfil de facebook» sobre ti).

            Sigo pensando que mientras no haya una herramienta que supere los beneficios para el usuario (controlar sus conversaciones, guardarlo todo para releer en el futuro, compartir solo con quienes ellos quieren, ser fácil de usar –y eso incluye ser fácil de instalar–) no hay futuro. Y lo que es peor, «the clock is ticking»: si nada lo cambia, en 2-3 años no habrá vida (macroscópica) fuera de los grandes silos de Facebook, Google, Amazon, Microsoft y algún advenedizo. Con sus realidades simplificadas, sus jardines vallados y sus enormes dependencias para todo aquel mercado que ayudaron a crear (como dice Gonzalo) tan sólo en la esperanza de poderlo convertir en mercado cautivo.

            PD. Siento que el comment sea más largo que el post…

            • Publicado 14 noviembre, 2012 en 22:37 | Permalink

              La simplificación también por vía de “todo en una ventana”. Conozco gente (y sospecho que valen como botón de muestra) que “cae” en Facebook “por no estar visitando un montón de webs. Ahí te enteras de todo”. De “lector de RSS” ni han oído ni, a este paso, oirán en su vida. No tendrá las mismas funciones, pero hay que tener en cuenta que la gente no elige, no dice “elijo Facebook porque el lector de RSS se me queda corto”.

              • Gonzalo Martín
                Publicado 14 noviembre, 2012 en 23:06 | Permalink

                Sin duda. Esto es lo que vivimos. Y no gusta.

                Pero la era de los blogs en realidad atendía a espacios mucho más minoritarios de lo que pensábamos. Al irrumpir las grandes plataformas, la idea de que la identidad digital se desarrollaría a través de dominio propio + blog, murió.

                Esas plataformas son simples. Te abres una cuenta ¡y ya!. Aparecen “amigos” y ¡hasta fans!. Pero al alcanzar masas de población enormes robando la atención del medio convencional, atrajo el dinero. El mismo dinero que hace la publicidad y que, ideológicamente, era contrario (por opuesto) a la filosofía de lo que representaba el blog y el efímero sueño Cluetrain/2.0.

                Al haber dinero, surge demanda de servicios. Curiosamente, eso da de comer. Curiosamente, permite a su vez empezar a sofisticar al mismo que te paga cuando ve que no hay diferenciación y que pasada la orgía de “hay que estar aquí” y empiezan a usar las herramientas observan que tienen limitaciones poco sensatas.

                Veremos qué sucede. Pero lo cierto es que la entrada de estas herramientas empobrecedoras ha acelerado la presencia de dinero en el mundo digital. Y están, en cierta forma, substituyendo al buscador para construir presencia: si arrancas hoy, confía más en estos espacios para crear audiencia que en el SEO.

                Así que conciliar la contradicción de hacer el caldo gordo de plataformas nefastas con mantener una estructura “saludable” pasa por tratarlas como tratabas a Google: ser encontrado. Optimizar. Ahora opitmizas con tu presencia y tus palabras: el error es creer que eres tú. Versvs lo explica muy bien: “muchos usuarios que creen que tener una web es tener permitir que Facebook tenga un perfil sobre ti (no es «mi perfil» en facebook es «el perfil de facebook» sobre ti).”

            • Publicado 19 noviembre, 2012 en 15:38 | Permalink

              No se, no nos compliquemos la vida sobreanalizando las cosas.

              No todo el mundo puede escribir blogs, porqué escribir blogs es escribir y escribir implica leer y leer es algo que no hace todo el mundo. La mayoría de la gente no lee, por lo tanto, no puede escribir artículos de más de cuatro párrafos.

              Si no se hubiera inventado el Twitter o el Facebook, se habría inventado otra cosa similar para la gente que quiere comunicarse sin escribir más de tres frases.

              Me parece obvio que los blogs, el twitter y el facebook son cosas muy diferentes. Al principio, los blogs estaban sobre-usados pq no había otro lugar donde ir, ahora ya solo quedamos los blogueros a los que les gusta escribir. Los que habían venido a los blogs por que era molón, están en otros lugares. Y los que no podían escribir, se han incorporado ahora, en las plataformas que sólo requieren apretar el “Me gusta”.

              Por lo tanto, nadie ha matado el blog. El blog está en su lugar, con su gente. De la misma manera, la tele no ha matado el libro, ni la radio la tele, etc.

              Por cierto, se puede vivir sin Facebook. No pasa nada, uno se desapunta, sufre un poco unas semanas pensando en lo que se está perdiendo y luego descubre que hay mil otras maneras de perder el tiempo. 😉 Y si te gusta el FB, no te des de baja! No pasa nada si hace lo que hace todo el mundo.

              http://breus.wordpress.com/2011/09/27/desactivant-el-compte-del-facebook/

              p.s. Versvs, esta respuesta no va exactamente dirigida a ti, es una divagación un poco general a partir de lo que se ha escrito en este hilo.

              • Gonzalo Martín
                Publicado 21 noviembre, 2012 en 20:14 | Permalink

                Bueno, tienes razón. Todos pensamos que la identidad digital se iba a canalizar a través del blog, pero no sólo es complejo porque requiere escribir (y pensar) sino porque técnicamente es casi como un mecano que tienes que armar tú. Así que si no tienes motivaciones “ideológicas” muy elaboradas, es cómodo desarrollar otros espacios que te dan igual si no son tuyos porque para ver las fotos de las fiestas no quiero más. Y no, los blogs no mueren porque las personas que necesitan identidades fuertes y proyectarse con cierto renombre, terminan viéndose en la necesidad de tener espacio propio. Aunque toda esta terminología no la utilicen.

  2. Gonzalo Martín
    Publicado 11 noviembre, 2012 en 10:15 | Permalink

    Interesante añadir a la cuestión un par de enlaces:

    Antonio Ortiz: “Esa herramienta que te impide conversar con tus seguidores”

    Dangerous Minds: “I want my friends back”